domingo, 10 de febrero de 2013

Crema de lentejas y verduras


Buenos días a todos! Que tal va el fin de semana? Por aqui hace mucho mucho frio y los días amanecen oscuros pero a mi esto me encanta, el invierno es perfecto para ponerse mil bufandas y salir a la calle enrollada en ellas, me fascina! :)
Os podéis creer que no comía lentejas hará 4 o 5 años? Yo, una vegetariana que necesita legumbres para vivir y disfrutar de su increíble sabor no las había hecho en todo ese tiempo... Y esto se debe a que de pequeña mi madre me las hacía riquísimas, me encantan, pero recuerdo que empecé a quedarme en el comedor del cole y empezaron a darme cosa.. no eran ricas como las de mamá y no me apetecía ni verlas, ni en ensalada ni en caldo ni en crema... de ninguna forma; así que últimamente solo las comía cuando iba a ver a mi madre pero hace mil que no me tocaba un fin de semana de legumbres así que la semana pasada la llamé muy seria y le digo: Mamá; como hacías tus lentejas "pasadas" (así llamaba a la crema, sin pedacitos) y ella me contó su versión y yo hice la mía el otro día y ahora quiero repetir todos los días!! Están tan ricas! y yo hace mil que no las comía!!
Así que os voy a contar el secreto de las lentejas de mamá! Disfrutadlas:


Ingredientes (para 2 personas):
160 gr de lentejas (80gr por persona)
1 cebolla grande
2 zanahorias
1 tomate maduro
1 diente de ajo
1/2 pimiento rojo
1/2 puerro (yo no tenía y aún así quedaron buenísimas)
agua
sal
pimienta


Elaboración:
Primero tenemos que mirar las instrucciones del fabricante a ver si las lentejas necesitan remojo o no, en caso afirmativo seguid los pasos.
El truco de mi madre dice que tenéis que dejar hervir las lentejas durante unos minutos antes de hacerlas con las verduras, así que poned abundante agua a hervir, verted las lentejas y luego coladlas, escurridlas hasta que las volváis a necesitar.
Empezaremos haciendo un sofrito con todas las verduritas cortadas en pequeños dados, dejando que se hagan lentamente, salpimentamos e incorporamos las lentejas, a mi me ha dado por dorarlas un poco y después vertemos suficiente agua como para cubrir toda la mezcla.
Dejamos a fuego medio durante 40 minutos (o lo que indique vuestro fabricante) con cuidado de que siempre tengan agua que las cubra y finalmente trituramos con la turmix, corregimos de sal y servimos con un poco de queso rallado.

Para que os voy a mentir, tanto tiempo sin comerlas y ahora me resultan una delicia... de verdad, probadlas! Están super ricas y no llevan grasas animales ni vegetales por lo que son muy sanas y sabrosas!
Nosotros seguimos cocinando con mente!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada